¿Es necesario legislar contra el odio en redes sociales?

Últimamente se ha generado mucho revuelo alrededor de la Proposición no de Ley (PNL) que Podemos ha presentado en el congreso para luchar contra el discurso de odio en internet. Básicamente se trata de una propuesta para que el gobierno anime a las empresas TIC a luchar contra la difusión de contenido que anime al odio contra grupos sociales. 

¿En que consiste esta proposición?

Este partido político plantea en esta proposición que «el contexto de la covid-19 ha generado una creciente polarización en la opinión pública, organizada por diferentes grupos de opinión que, a través de las redes sociales, portales digitales u otras plataformas virtuales, señalan a determinados individuos o a grupos específicos como los causantes y responsables de la tragedia colectiva que estamos padeciendo». En esta línea plantea que se tomen medidas para que los usuarios de redes sociales dispongan de información clara y suficiente sobre cómo denunciar mensajes de odio, simplificar los mecanismos de denuncia, que se reduzcan los tiempos de procesamiento de dichas denuncias y que se aumente la cooperación entre las empresas y las autoridades fiscales. Es decir, que los usuarios tengan más información y mejores herramientas para acabar con los mensajes de odio en las redes sociales. 

Sin embargo y pese a que la proposición pide que se tomen medidas lógicas contra el acoso y el odio en internet no ha faltado quien se ha tomado esta PNL como un ataque a la libertad de expresión. Se pueden alegar varias cosas en contra de esta PNL, como por ejemplo que la mayoría de empresas TIC y redes sociales ya disponen de protocolos de denuncia de mensajes de odio y acoso, o que no se le puede decir a una empresa privada cómo gestionar su negocio, o que acortar los plazos para que las empresas de redes sociales procesen y comprueben una denuncia va a llevar a un bloqueo sistemático y preventivo de muchos contenidos. 

El odio sale rentable

No obstante, en la práctica sabemos que las grandes empresas como Facebook, Twitter y Google se benefician activamente de los discursos de odio. Movimientos sociales como #nohateforprofit han puesto el foco en lo rentable que les resulta a las grandes compañías este tipo de contenidos. La ecuación que se plantea es fácil: a mayor conversación, mayor viralidad, mayor visibilidad y mayor beneficio. El odio genera millones y la única forma de frenarlo es a través de formar personas bien informadas, responsables y con herramientas claras para denunciar comportamientos incívicos.

Desde Está en tu mano creemos que una sociedad no se construye a través del odio, por mucho dinero que genere, por ello creemos que esta PNL es un paso muy importante para erradicar el discurso de odio en Internet.

Comparte esta noticia

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Ir arriba